Viviremos con El - Carmelo Erdozain - Musica para el Ritual de Exequias de Adultos

Estos cantos que, con una melodia armoniosa, expresan la esperanza cristiana en el Dios que nos salva, pretenden ser una ayuda a cuantos tienen el cometido de preparar los cantos para la liturgia exequial cristiana.

"Las puertas de la nueva ciudad" es un canto de entrada para cuando las exequias se celebran con eucaristía, aunque también puede ser útil para distintas celebraciones.
Para el inicio de la liturgia de exequias, tanto si se celebra o no con eucaristía, puede servir el canto "Dale el descanso, Señor". También puede cantarse antes de la bendicion final de las mismas como despedida.

"A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu" y "Como busca la cierva herida" son cantos responsoriales o interlecionales. Este ultimo puede escucharse también como canto meditativo. Asimismo puede interpretarse como ofertorio o después de la comunión como acción de gracias.

"Con amor te presento, Señor" es un canto de ofertorio que también puede interpretarse en otras celebraciones. Como aclamación de la paz presentamos "Cristo es nuestra paz".
Y como canto de comunión, "Cristo es la resurrección".

"A la hora de nona", que es una manifestación de la estrecha relación de la muerte del creyente con el misterio de la muerte y resurrección de Cristo, puede interpretarse en cualquier momento apropiado.
Y por fin, "Creo que Cristo vive" y "Despidamos al hermano" son cantos para entonar antes de la bendicion final.

DESCARGAR

Introducciones a los cantos

LAS PUERTAS DE LA NUEVA CIUDAD
A todos nos agrada sentirnos acogidos por alguien, a todos nos anima la esperanza de que al final de la jornada, al final de la vida, las puertas del cielo se abran para nosotros y el Dios amigo nos reciba en su morada. El canto esta ambientado dentro del mundo real y simbólico del libro del Apocalipsis en donde se describe la Ciudad Santa dentro de un ambiente de luz y presencia divina. Se trata de un canto de entrada en la celebracion de la eucaristia

COMO BUSCA LA CIERVA HERIDA
A veces conviene descender al silencio de nuestro corazón, a ese valle profundo en donde se ganan o se pierden las grandes batallas y en donde Dios nos rejuvenece. Al escuchar este canto se puede adivinar la finura del alma que se libera al contacto del Dios eternamente joven.
La melodia puede escucharse en un momento apropiado de la reunion liturgica

A TUS MANOS, SEÑOR MI DIOS
En este canto responsonal el poeta interpreta y expresa su confianza en Dios. Los sentimientos del poeta deben ser tambien nuestros sentimientos, nuestra alma como tierra reseca como niño sin madre, debe sentir sed de Dios. Desde lo alto del Calvario, Jesus reza envuelto en sangre se dirige al cielo y recita el salmo 30, es la suplica confiada de un afligido que pone su corazón en las manos del Padre. Se trata de un salmo responsorial despues de la primera lectura

CON AMOR TE PRESENTO, SEÑOR
La plegaria eucaristica esta precedida por la presentacion de ofrendas, es el rito del ofertorio, es el momento de presentar al Señor, como dice el canto, lo mejor de nuestra vida, y con nuestra ofrenda también le damos lo mejor de nuestras lagrimas

CREO QUE CRISTO VIVE
El antiguo v famoso texto de difuntos tiene una nueva version en esta melodía con la que se puede finalizar la celebracion de exequias. Podria interpretarse en varios lugares: en la celebracion con o sin eucaristia, en el cementerio o tambien podria escucharse en algun momento apropiado ambientando el lugar o la dinamica de la celebracion.
Es la expresion esperanzadora de que vamos a resucitar con Cristo.

A LA HORA DE NONA
A la hora de nona el Senor se inmolo en la Cruz Insti tuyo el sacrificio eucaristico de su cuerpo y sangre con el cual iba a confiar a su Iglesia el memorial de su muerte y resurreccion.
Este canto podria cantarse y escucharse en un mo mento apropiado ya que describe el recorrido tragico y jubiloso de la muerte y resurreccion de Cristo. Con alegria y esperanza el alma cristiana expresa su deseo de vivir unida a Cristo resucitado. Ha vencido la vida vivire para mi Dios.

CRISTO ES LA RESURRECCION
Yo soy la resurreccion y la vida el que cree en mi aunque haya muerto vivira el que come de éste pan vivirá para siempre. En este canto de comunión la asamblea se siente invitada a la cena del Señor.
Se trata de una melodia jubilosa con la que los hermanos comparten el alimento de inmortalidad.

DALE EL DESCANSO SEÑOR
Siempre hemos cam nado al lado de aquel que nos quiere y hemos confiado en El.
Por eso en este canto pedimos para nuestro hermano (a) difunto Dale el descanso Señor abre tus brazos de amor, tu salvacion.
Este canto puede tener lugar en el inicio de la liturgia de exequias, aunque tarnbien podria interpretarse al final como despedida.

CRISTO ES NUESTRA PAZ
Jesucristo es el protagonista de los grandes valores: la paz, la justicia, la no violencia, el perdon de los enemigos, la solidaridad, el sentido fraternal.
Dentro de esta tematica el rito sencillo de la paz alcanza una gran profundidad al hacerlo momentos antes de recibir la comunion. Por eso este instante puede ser sublimado por el ritmo y expresividad del canto. Cristo es nuestra paz.

DESPIDAMOS AL HERMANO
Al final de la liturgia de difuntos tiene lugar un canto de despedida con el que la comunidad expresa su dolor y su esperanza. Hasta pronto, hasta el cielo Cristo te de la vida y te reciba en su amistad.
Este canto puede escucharse en aquellas circunstancias en donde se aconseje pastoralmente.

1 comentario:

  1. Tengo mucha música de Mons.Cesareo Gabárain, es música bella y actual, la he cantado desde que tenía 17 años, en 1971. que el Señór lo tenga en su Gloria. AMÉN

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...